¿Cómo tener los ciberataques bajo control?

Hacker ciberataque
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Los ciberriesgos

En la actualidad, las empresas dependen cada vez más de las nuevas tecnologías. La digitalización y el teletrabajo no ha hecho más que acelerar todos estos procesos.

Y aunque la tecnología ha llegado para facilitar el día a día, es cierto que también ha traído consigo una serie de riesgos de los que tenemos que ser conscientes y conocer lo mejor posible cómo funcionan, para así poder tener un plan de contingencia en caso de que lleguen a producirse en nuestra empresa. 

Posibles ciberataques:

La mayoría de los ciberataques siguen produciéndose a pequeñas y medianas empresas, ya que son las más vulnerables, aunque los hackers han dejado patente en este 2020 que también son capaces de atacar a las grandes, por lo que nadie permanece inmune. 

Y es que, esto supone mucho más que una pérdida económica, supone pérdida de información, sanciones legales e incluso daños reputacionales, por eso conviene conocer cuáles son los más frecuentes, como los que se detallan a continuación:

  • Malware

Cuyo objetivo es infiltrarse en un sistema para dañarlo. El spyware y los troyanos, obtienen información importante e instalan otros programas y el ransomware, trata de restringir el acceso a ciertos datos, demandando un rescate por ellos.

  • Phishing

Basado en la suplantación de identidad, uno de los métodos más utilizados para conseguir los datos e información confidencial sin levantar sospechas. Las emisiones de réplicas de comunicados oficiales provocarán que el usuario confíe y acceda a dicha página, proporcionando en este momento la información confidencial que se desee.

  • Ataque de un intermediario (MitM)

Se produce en las transacciones de dos partes, los atacantes interrumpen el tráfico, consiguiendo robar y filtrar la información. Este caso se da cuando el usuario se conecta a una red no segura.

  • Ataque de denegación de servicio (DoS)

Centrado en la saturación de los sistemas para agotar los recursos y el ancho de banda con el fin de que el sistema no pueda completar las solicitudes de acceso del usuario.

  • Inyección de SQL

Se basa en la inyección de un código maligno en el lenguaje del servidor, provocando que este revele información confidencial. El atacante puede llevarlo a cabo enviando este código a un sitio web vulnerable.

Consejos para minimizar los riesgos de los ciberataques:

Para evitar estos posibles ataques podemos llevar a cabo una serie de consejos que nos ayudarán a minimizar los riesgos y garantizar un mejor empleo de la tecnología tanto en nuestras empresas como en nuestros hogares, desde donde cada vez más nos conectamos.

  • Almacenamiento masivo de los datos

Actualmente a la mayoría de las empresas les preocupa poder gestionar sus datos de manera segura y desde cualquier lugar, por ello es muy habitual que recurran a nubes donde poder compartirlos y gestionarlos en directo. Aunque no hay que olvidar que es un servicio en internet y por ello se debe proteger mediante antivirus que nos hacer frente a posibles amenazas. 

  • Certificar y validar documentos legales con seguridad

Hoy en día gracias a la extensión del teletrabajo, los objetivos sostenibles de las empresas y tras la pandemia, los documentos en papel que se gestionan cada vez son menos. Pero todo esto conlleva un riesgo alto de ciberdelitos, especialmente a la hora de firmar documentos de carácter legal. Para que esto no ocurra lo más recomendable es utilizar el certificado digital o la firma electrónica, ya que son las formas más seguras. Aun así, es importante que las empresas cuenten con herramientas que permitan realizar estos trámites adecuadamente y evitar así suplantaciones de identidad. 

  • Proteger todos los dispositivos

Lo más habitual hoy en día es disponer de varios dispositivos desde los que realizamos gestiones personales y laborales. Por ello, debemos ser conscientes de los ciberriesgos a los que quedan expuestos y tomar medidas para protegerlos como antivirus y firewalls.

  • Acceso a la información a través de redes

La situación actual ha provocado que un gran porcentaje de la población tenga que trabajar desde casa, convirtiendo de este modo las redes domésticas en la herramienta para estar conectados en todo momento, accesos de mayor vulnerabilidad en los que hay que reforzar la seguridad. Pequeñas acciones como utilizar control de descargas o de acceso web junto a un antivirus y cambios en los nombres y contraseña del router evitarán posibles ataques por la red. 

También es importante conocer las ventajas de contar con redes privadas virtuales que nos permitirán acceder a la información desde cualquier lugar pero con una mayor protección y seguridad.

  • Privacidad de los datos

A lo largo de todo el artículo hemos hablado de posibles ataques y consejos para evitarlo, aunque el verdadero protagonista es el dato, que se ha convertido en el objeto de ciberatques. Por esta razón debemos protegerlo ya sea de trabajadores, clientes o proveedores, tanto a nivel tecnológico como a nivel legal, marco regido por las siguientes leyes: 

Seguros de cibeerataques

En caso de un ciberataque en nuestra empresa, la mejor opción es contar con un seguro de ciberriesgos que nos ayude a solventar de manera rápida y efectiva el daño que ha causado el ataque. Las coberturas más habituales son las siguientes:

  • Respuesta en 24/7:

Hoy en día todas las aseguradoras que ofrecen este tipo de pólizas han visto la importancia de la rápida actuación y por eso ofrecen cobertura las 24 horas del día los 365 días del año.

  • Daños:

Costes de restauración del sistema del control de acceso. Gastos derivados de la reparación, restauración y desencriptación de la información borrada o dañada.

  • Cese temporal del negocio:

Indemnizaciones por la pérdida de beneficios y el aumento de gastos de explotación.

  • Responsabilidad civil

Esta cobertura ofrece protección frente a los daños y perjuicios producidos a terceros por un ataque cibernético, como la pérdida y distribución de datos de carácter personal.

  • Coberturas de delitos cibernéticos

Estafas de phishing, hacking telefónico, fraude o extorsión digital.

  • Defensa jurídica

Gastos de procedimientos legales, judiciales o de mediación

  • Gastos de gestión

Multas y sanciones de la Agencia Española de la protección de datos (AEDP), pagos para asistencia técnica externa y de daños reputacionales.

Por todo ello, lo más recomendable es anticiparse a los problemas, y asesorarse debidamente de la mano de un profesional, que nos aportará las mejores soluciones para nuestro negocio en caso de que finalmente nuestra empresa se vea afectada por uno de estos ciberdelitos. 

Ciberataque